oftalmologia-clínica-

La oftalmología actual requiere un alto nivel de especialización, que sólo se alcanza tras muchos años de experiencia y reciclaje continuo.

Más de 25 años de experiencia al servicio de la oftalmología. Unimos el conocimiento con la más alta tecnología para dar siempre la mejor respuesta a los problemas de nuestros pacientes. Compromiso y cercanía con las personas para trabajar por una medicina humanizante.

..

..

Pida cita para consulta aquí

Revisión oftalmológica completa

En la clínicas IOE llevamos a cabo exhaustivas revisiones de la vista, de acuerdo a los protocolos de calidad más exigentes.

Una consulta de oftalmología general tiene como objetivo identificar como está su estado de salud visual. En ella se realizará un riguroso y completo examen que incluyen la parte de la optometría, el estudio de la vía lagrimal, la tensión ocular, una adecuada exploración de las estructuras anteriores del globo ocular, asi como un examen detallado y fotográfico del fondo del ojo.

Se le realizarán, en caso de que fuese necesario, exploraciones especiales.

Exploración de los párpados

Exploración de los músculos del ojo

Tonometría

cirugia-párpados
anatomia-ojo
tonometro

Revisamos la salud de sus párpados, glándulas lagrimales y el sistema de drenaje lagrimal.

La exploración consiste en determinar la anatomía y motilidad palpebral, así como la cantidad de lagrima que segrega el ojo, cómo lubrifica la superficie anterior del globo ocular y la evacuación de la lagrima a través de los puntos lagrimales, confirmando que no existe ninguna resistencia.

Diversas enfermedades sistémicas como procesos reumáticos, hipertiroidismo, etc., pueden causar trastornos en párpados y fluídica de la lagrima.

Los ojos pueden moverse rápidamente y con mayor precisión que cualquier otra parte de su organismo.

La observación del movimiento de sus ojos puede revelar alteraciones de la posición o falta de paralelismo, revelando problemas de coordinación o neurológicos.

Los músculos intrínsecos del ojo controlan el diámetro de la pupila. Estos músculos son evaluados observando la respuesta pupilar a la luz, contracción o miosis y dilatación o midriasis. Una respuesta anormal de la pupila puede indicar una alteración neurológica grave.

Uno de los aspectos más importantes de los ojos es la presión intraocular. La prueba que utilizamos para su determinación se denomina tonometría. El tonómetro se aproxima hasta contactar ligeramente la superficie de la córnea para medir la presión del ojo mediante la lectura de la fuerza aplicada para aplanar un área determinada de la córnea.

Actualmente disponemos de métodos que pueden determinar la presión ocular sin necesidad de contactar con el ojo, eliminando los inconvenientes que esto supone. Se realiza mediante la proyección de un chorro de aire, es lo que conocemos como pneumotonometría.

Exploración con lámpara de hendidura

Exploración de las estructuras del ojo OCT

Otras pruebas

lampara
oct
otras

Esta exploración consiste en proyectar un haz de luz estrecho sobre el ojo.

La luz penetra en el interior del globo, “cortando” los tejidos transparentes, hasta la retina.

El oftalmólogo, colocado delante y con la ayuda de un microscopio, visualiza las estructuras del ojo: la córnea, el iris, el cristalino y el vítreo. Con la lámpara de hendidura se puede detectar una catarata antes de que empiece a afectar la visión.

La tomografía de coherencia óptica (OCT) es una prueba diagnóstica avanzada que aporta información muy importante sobre el estado de diferentes estructuras del ojo, sobre todo de la retina y el nervio óptico.

Puede estudiar la cornea, el iris, el cristalino pero su principal aplicación es el estudio de las enfermedades de la retina (diabéticos, degeneraciones maculares, miopes, etc.) y del nervio óptico (principalmente glaucoma).

Resulta pues una prueba fundamental en estas enfermedades.

Es una prueba muy poco agresiva y se puede realizar sin dilatar la pupila.

Dependiendo de la patología del paciente recomendaremos otras pruebas complementarias para garantizar un adecuado diagnóstico y posterior tratamiento: retinografía, campimetría, ecografía …

Cuando tengo que acudir al oftalmólogo

Revisión de la visión de 20 a 40 años:

Habitualmente en estas edades es cuando la graduación tiende a estabilizarse y por tanto podemos plantearnos la posibilidad de realizar algún tipo de cirugía refractiva para quitarnos las gafas. Con una revisión de la visión rutinaria es posible detectar cualquier cambio en la graduación. Asimismo también se evalúan la presión intraocular y el fondo de ojo para descartar posibles enfermedades oculares, como los desgarros de retina en los miopes (que predisponen al desprendimiento de retina).

 .

 .

Revisión de la visión a partir de los 40 años:

Todos los pacientes deberían hacerse una revisión de la visión anual pues es a partir de los 40-45 años cuando se inician los primeros síntomas de presbicia o vista cansada (dificultad para enfocar de cerca). También resulta importante la medición de la presión intraocular, así como también la observación del nervio óptico y la evaluación del campo visual, pues es la edad de presentación del glaucoma. Una revisión oftalmológica puede prevenir la pérdida irreversible de visión al detectar y tratar la presión intraocular elevada, principal signo del glaucoma.

 .

 .

Revisión de la visión a partir de los 60 años:

En esta etapa es importante la revisión de la visión para detectar la aparición tanto de las cataratas como de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

Las cataratas suelen cursar con cambios frecuentes en la graduación y/o disminución de la agudeza visual. Se trata de un proceso normal de envejecimiento del cristalino que se puede solucionar mediante la cirugía de cataratas con implante de lente intraocular, corrigiendo también en muchos casos la graduación previa.

Se debe descartar la aparición de DMAE si se detectan irregularidades en la visión central o metamorfopsia (las líneas rectas se ven torcidas). En estos casos además de la exploración del fondo de ojo también es muy útil la realización de una tomografía de coherencia óptica u OCT macular.

 .

 .

Revisión de la visión según la patología previa

Algunas enfermedades generales pueden afectar a la visión. Las más destacadas son la diabetes mellitus, la hipertensión arterial y las enfermedades reumatológicas que precisan tratamientos crónicos.

La enfermedad que requiere mayor control oftalmológico es la diabetes. El mejor control de la aparición de la retinopatía diabética es un buen control glucémico. Es importante una revisión del fondo de ojo en el momento del diagnóstico y posteriormente de forma anual. Su oftalmólogo le indicará la frecuencia de las revisiones en función del tipo de diabetes, el tiempo de evolución y del control glucémico.

 .

 .

Revisión de la visión según los antecedentes familiares

Cualquier tipo de enfermedad ocular en un familiar directo es motivo suficiente para realizar una revisión oftalmológica completa. Las enfermedades oculares que tienen un componente genético más importante son el glaucoma y la degeneración macular asociada a la edad.

 

Layout

Color Skin

Header type

Top sidebar

Direction

Animations